Yo soy ella
...gracias y a la jodida
jueves, 4 de marzo de 2010
Infidelidad
Cuando era una niña, y tenía la cabeza lavada por tanta novela y cuentos del tipo “el príncipe azul y fueron felices para toda la vida” siempre me imaginé a mi misma viviendo un tórrido romance lleno de elementos cursis y promesas de amor eterno...

Pero me topé con los libros, y Ana Karenina rompio vilmente mis ilusiones y creencias de los amores perfectos y fue revelada, ante mis ojos infantiles la otra cara de la moneda.... la infidelidad. Después de eso y observando más detenidamente las cosas, me di cuenta que todos los seres humanos somos infieles, infieles no solo a nuestra pareja, somos infieles a nosotros mismos principalmente.

Y para mi fue horrible darme cuenta que yo, niña de 9 años me era infiel cuando mis amiguitas me invitaban a jugar barbies y yo, aunque no quisiera y no me gustara y odiara a las barbies, iba muy campante con mi muñeca costa dorada a tomar el té. Me estaba siendo infiel a mi misma.

Después llegó la pubertad y yo me convertí en una puberta furiosa, quería a toda costar ser acá bien mala y andar con cholos (que nunca me pelaron) y escuchar música bien pesada (pero amaba a los backstreet boys). En el fondo me sentía un poco desconectada de lo que normalmente sería una adolescente promedio, yo leía mucho, escribía cuentos y entraba a concursos. Mis amigas por su parte, eran todas unas adolescentes promedio en su esplendor, se pintaban la cara de colores, salían a patinar y a conocer “chicos”. Yo las acompañaba, claro, tampoco era una antisocial, ni nada parecido.

Ellas todas simpáticas, vivarachas llenas de un “no sé qué, qué sé yo” tenían novios a diestra y siniestra. A mi nunca me fue bien. Lo curioso de ellas, es que eran infieles. Tenían el novio de la secundaria, con el que andaban de manita sudada en el recreo y estaba también el novio de la academia de ingles, y del parque, y el de la calle. Nunca las juzgué, pero todas me recordaban a Ana Karenina y su final.

Entrando a la Prepa por arte de magia (no fue magia, deje de leer como si no hubiera un mañana, empecé a ver MTV y a leer revistas del tipo 15 a 20) los hombres voltearon a ver-mis bubis-me y tuve un novio. Me fue infiel en mi cara y me dijo algo como “lo hice porque nuestros signos no son compatibles” 0.o (háganme el chingado favor).

Luego entre a la universidad y me enamoré por primera vez, así, hasta las manitas, y no me importaba si vivía debajo de un árbol, siempre y cuando estuviera con él (así de pendeja estaba) y me fue infiel con una amiga mía. Y juré nunca jamás volverme a enamorar y a sufrir por un hombre y convertiría en piedra mi corazón y me volví bien bitch (según).

Pase dos años y medio sin nadie, nomás picando por aquí y por allá (sin albur puercos) y eso me sanó. Luego conocí a mi ex – ex y yo le fui infiel.
Por primera vez fui infiel, y fue en el momento algo que no pensé, que no medité, que sucedió. Dicen que existe una línea muy delgada de todo lo que puedes permitir y lo que no, y si, si existe. Y no tengo justificación, no voy a decir que fue el alcohol, que ni había (mucho, en mi organismo) ni lo mal que iba la relación y lo poco satisfecha que me sentía, simplemente paso y no me arrepentí, al menos no por mi.

Nunca se enteró, ni se enterará, la relación se acabó a los pocos meses y no por mi infidelidad y no se lo confesé por dos razones, una no lo quise herir, y dos, cuando descargas ese tipo de noticias, lo haces de una manera muy egoísta, tratando de quitar la propia culpa y yo no la sentía. Nunca la sentí.

De eso sólo me quedó un mal sabor de boca, una espinita molesta que no duele, pero que incomoda. Al final de cuentas, no le fui infiel a él, me fui infiel a mi, me dolí yo, me herí a mi misma, porque a pesar de todo, aún creo en los tórridos romances, llenos de elementos cursis y declaraciones de amor eternos.

Los seres humanos somos entes sociales, pero ante todo somos primitivos, la parte “civilizada” que nos caracteriza solo ha sido una forma de encarrilar la conducta de acuerdo a las necesidades evolutivas de la sociedad y con eso se han creado los valores y la ética y demás mafufadas que hacen que nuestro ser primitivo se duerma un poquito. La fidelidad y la monogamia son términos relativamente nuevos. Lo que hace a una persona fiel y monógama son los valores y las experiencias de aprendizaje significativas.

Mi relación con la infidelidad es ambigua, a mi me han sido infiel muchas veces y de maneras muy descaradas. Yo en cambio, aún creo en el compromiso, el compromiso de estar con una persona, la seguridad que esto brinda y sobre todo la lealtad, soy alguien muy leal. No perdonaría una infidelidad, ¿por qué? Porque supongamos que la perdono y todo bien unos meses, pero la duda mata, la desconfianza genera inseguridad y la inseguridad agresión y al final duele. Mejor ahorrarse la energía y llorar el coraje y la tristeza de un sentón.

Sé que no volvería a ser infiel, es algo que en realidad no va con lo que soy, con lo que he aprendido por lo que he pasado, ser infiel para mi es como darme una dolorosa cachetada. Y nada duele más que las propias cachetadas.

Ya pues...
Fin, huyan.

Etiquetas: , ,

21 Comments:
Blogger Akira said...
Ultimamente estas tan... politicamente correcta... extraño tus desordenes mentales...

Ya pues, fin, huiré...

Blogger La Crónica said...
En la cara duele más, y yo me lo hago tan seguido. Ouch

Blogger Chavaluria said...
Esa si es una manera de lanzar a una niña al mundo (Con Anna Karenina, obvio)

Y si, confieso que también me he sido infiel :/

Blogger malaschambas said...
Pues....mmmm, si se trata de fidelidad sexual pues...hijole no, cero, si es fidelidad amorosa claro que si, forever. Pero es mucho pedir no ir con la vecinita sabrosa que a cada rato nos dice "orita no esta, anda en Celaya" maxime cuando son las doce de la mañana....que rico.

Blogger YoSabina said...
Mi primera relación trajo consigo una infidelidad de parte de él.

La segunda hizo que mi nuevo él-David- cortara con su novia. La tercera mi nuevo él -Alberto- cortó con su novia. (por infidelidad conmigo que nunca le confeso pero era bien sabido)

Cuando terminé con Alberto el me culpo de haber sido infiel y ser la causa de que todo terminara. Como dices, yo no me sentí culpable por él, sino por mí misma. Pensé que por mal que estuvieran las cosas, no me daba el derecho a engañarlo. ¿Por qué lo hice? Ni yo misma lo sé... ya había intentado cortar varias veces antes pero siempre me convencia de que no era una buena idea. El día que yo lo engañé, mejor dicho, la noche... empezó mal. Estaba estresado por su trabajo y me comenzó a tratar un tanto grosero. Traté de ayudarlo para que el tokín saliera lo mejor posible y él comenzó a gritarme. (en el escenario) yo no soporte la verguenza y me baje muy emputada. Era un tokín de varias bandas, él tocó y yo no lo voltee a ver ni un momento. Estaba herida. Como de costumbre, algún hombre me coqueteo, yo lo hubiera rechazado amablemente si es que Alberto no hubiera sido un patán conmigo. Estaba enojada, me acerqué y yo fuí la que le planté un beso en la boca, ahí, en el bar... a vista de todos.

YoSabina

Anonymous zaira robina gomez said...
No pues si eres toda una lagartona, en tus fotos se ve que te la comes toda, piruja del mal.

Blogger La china said...
Pues he sido infiel... pero me han sido infiel mas veces... ese pasado tormentoso de mi vida... se hizo presente ahora y cuando mas enamorada me sentia... por ese pasado, todo termino
Seguire soñando con el compromiso y con mi descosido... hasta donde aguante

Huyo

Blogger Dulcinea εϊз said...
Eres tauro? jajaja digo para saber si el caníbal ese que te dejó por el horóscopo estaba en lo correcto.

Saludos!

Blogger Mar said...
Señorita, un gusto leerla de nueva cuenta.

La infidelidad como decías, es deslealtad. Pero antes que serle desleal a la otra persona, estamos siéndolo con nosotros mismos.

Yo no creo en el amor eterno, pero creo en la honestidad. Y con eso me basta.

Saluditos.

Por cierto, creí que yo era la única persona que recordaba los decorados nombres de sus barbies de infancia. Barbie Espectacular, Barbie Brillos de Sol, Barbie Heart y otros cientos siguen anclados en mi mente hasta la fecha.

Blogger EmiliTus said...
"pero la duda mata, la desconfianza genera inseguridad y la inseguridad agresión y al final duele"

mas de acuerdo no puedo estar, tristemente... :(

Blogger rainman said...
Que tipo de post es este? Es bien sabido que la infidelidad es un deporte de alto riesgo, porque se juega todo. Y muchas veces, sino todas, es como en las Vegas,que entre más juegas, es mucho más seguro que vas a perder. Así que, la infidelidad, no es un buen negocio.

sii

yo opino qe no le eres infiel a el/ella, sino te eres iinfiel a ti, atu moral, tus creencias, tu karma, tu culo!!!

jajaja

bueno,no tanto pero wherever.

suerte!
pasas x mi blog¿? =)

Blogger Sara said...
Ayer llegué por azar del destino a tu blog. Mames, es adictivo, debería estar haciendo tarea y llevo horas leyendo archivo de tus post viejos.

Me gusta tu estilo y como puedes hacer un gran relato de algo sencillo.

Saludos y ¡ya postea!

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE


ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE EL NAZARENO- LOVE STORY,- Y- CABALLO, .

José
ramón...

Blogger Kuruni said...
Huy un tema escabroso, me encantó tu honestidad.

Anonymous Cris said...
Me gustan estas relfexiones, interesantisimo blog. Saludos!

Blogger Oscar López said...
Pues yo creo que en algún momento de nuestras vidas, siempre hemos sido infieles con nosotros mismos, y esto siempre por el deseo de agradar a otras personas y poder entrar a un círculo que, de ser fiel a uno mismo, nunca entraríamos o no deberíamos de haber entrado.

Saludos

Blogger ch0ks said...
Me dejaste pensando y no sobre la infidelidad sino la lealtad y tampoco por la lealtad por alguien, sino por uno mismo.

Yo tuve la suerte de leer en mi pubertad el libro de Anne Rice, El Manantial y Momo de Michael Ende, no te los cuento porque están increíbles y a mi me marcaron mucho.

En fin, crecí intentando ser cómo Howard Roark, férreo a sus creencias sóbre cómo quiere él vivir la vida, y aunque la programación social que te inculcan durante los años medio me torturaron al final me di cuenta que había ciertamente recorrido el camino que me había trazado años atrás, que había hecho lo correcto a pesar de las dudas y que soy feliz haciendo de mi vida lo que he querido.

Sólo quería compartirlo y gracias por tu post que me hizo reflexionar. No dejes de escribir.

Adrián Puente Z.

Blogger Rexito MaraÑa said...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Blogger La Mujer Pagana said...
Uhm no sé... lo abarcas desde un punto un poco cursi, sin ser peyorativo pues. ¿Qué hay del lado natural? sólo tocas por ahí el punto sin ahondar más, pero yo me voy más por ahí.

Yo he sido infiel, creo que me han sido infieles también. Ana Karenina y la Insoportable Levedad me enseñaron que: Infidelidad o no, el chiste es no tener ni sentir culpas.

Blogger Spawny said...
Alexander Strauffon en Facebook:

http://www.facebook.com/alexanderstrauffon

http://www.facebook.com/strauffon

Links to this post:
Crear un enlace